Tercera Convocatoria Talento Digital: Créditos condonables para educación Técnica, Tecnológica y Universitaria en Colombia(en esta ocasión sólo técnica y tecnológica)Más información en: http://www.talentodigital.gov.co/es/convocatoria-para-financiar-estudios-primer-semestre-de-2015

viernes, 24 de febrero de 2012

EL TESTIMONIO DE LA PROFESORA JENNIFER WIDOM SOBRE EL CURSO INTRODUCTION TO DATABASES

El siguiente testimonio fue publicado en el blog ACM SIGMOD, el testimonio de la profesora Jennifer Widom acerca del curso Introduction to Databases, que se ofreció con el auspicio de la Universidad de Stanford, en octubre del año 2011, y que fue conducido exitosamente por ella. Este testimonio, que es realmente interesante, fue publicado el 24 de febrero de 2012 en un  artículo titulado: From 100 Students to 100,000, del cual he realizado esta traducción para la comunidad hispana(ver artículo original en: http://wp.sigmod.org/?p=165)

"Normalmente enseño a alrededor de 100 estudiantes por año en mi curso introductorio a las bases de datos. El otoño pasado la inscripción a mi curso fue la enorme cantidad de 60.000. Es cierto que sólo 25.000 de ellos optaron por presentar trabajos, y sólo el 6.500 lograron una puntuación final lo suficientemente alta. Pero incluso con 6500 alumnos, más de cuatro veces el número total de estudiantes que he enseñado en toda mi carrera académica de 18 años.

La historia comienza un par de años antes, cuando la facultad de Ciencias de la Computación de Stanford comenzó a pensar en sacudir la forma en que enseñamos. Estábamos cansados ​​de ofrecer año tras año las mismas conferencias, a menudo a una clase media vacía, porque las clases estaban siendo filmadas. (El principal propósito de la grabación en vídeo es para el Centro de Desarrollo Profesional de la Universidad de Stanford, pero el mayor efecto fue que muchos estudiantes de Stanford no asisten a las conferencias sino que las ven después en línea.) ¿Por qué no "proponerse construir" mejores vídeos: cortos, segmentos de temas específicos,salpicado con quices embebidos para que los observadores verfiquen su comprensión? Entonces el tiempo de clase se podría hacer más atractivo para los estudiantes y el instructor por igual, con actividades interactivas, temas avanzados o exóticos, y conferencistas invitados. Esta idea de "clase diferente" fue evangelizada en el departamento de Ciencias de la Computación de Stanford por Daphne Koller; Yo fui una de las primeras que la puse en práctica, creando mis videos durante los primeros meses de 2011. La grabación fue un asunto de poca tecnología, involucrando un ordenador, una tableta Cintiq, una webcam barata y un micrófono, el software Camtasia, y un asistente de docencia para que ayudara con la edición.

Puse mis videos en línea para el público, y pronto me di cuenta que con un poco de trabajo extra, que podría poner a disposición de lo que equivalía a un curso completo. Con la ayuda adicional de un asistente de docencia, he añadido las diapositivas (anotadas como apuntes de clase, y sin anotaciones para que otros las usen para enseñar), scripts de demostración, enlaces a las lecturas de libros de texto y otros materiales del curso, una suite completa de ejercicios escritos y de programación, y guías rápidas para software relevante. El sitio tuvo una cantidad razonable de tráfico, pero el punto de inflexión se produjo cuando mi colega Sebastian Thrun decidió abrir en el otoño del 2011, el curso de introducción a la inteligencia artificial para el mundo. Tras el anuncio en un correo electrónico prometiendo una versión gratuita en línea del curso de IA de Stanford, incluyendo tareas semanales calificadas automáticamente y una "declaración de cumplimiento" al terminar, el curso público de Sebastian obtuvo decenas de miles de inscripciones en una semana.

Teniendo ya preparada gran cantidad de materiales, salté al tren de lo gratis para el mundo, al igual que mi colega Andrew Ng con su curso de aprendizaje de máquina. Lo que ocurrió durante las siguientes diez semanas fue una de las cosas más gratificantes que he hecho en mi vida. Los registros se multiplicaron, y pronto el foro "Q&A" fue un hervidero de actividad. El hecho de que yo tenía una gran cantidad de materiales listos antes del comienzo del curso resultó ser un poco engañoso-por diez semanas trabajé casi a tiempo completo en el curso (sin importar mi otro trabajo como jefe de departamento, y mucho menos mi programa de investigación); en parte porque había mucho por hacer, pero sobre todo porque había mucho que yo podía hacer para que la clase fuera aún mejor, y yo estaba pasando un gran momento.

Además de las videoconferencias, quices en video, materiales del curso, y ejercicios auto-guiados, añadí dos componentes muy populares: quices que generaban diferentes combinaciones de respuestas correctas e incorrectas cada vez que se ejcutaban(usando la tecnología que fue iniciada hace una decada por mi colega Jeff Ullman en su sistema Gradiance), y banco de talleres interactivos sobre temas que van desde la validación XML mediante DTD hasta la actualización de vistas con triggers. Ofrecí exámenes intermedio y final, de opción múltiple y elaborados con mucho cuidado para que los problemas no se pudieran resolver mediante la ejecución de consultas o mirando Wikipedia. (La creación de estos exámenes, en el nivel adecuado, resultó ser una de las tareas más difíciles de todo este cometido). Para añadir un toque personal, y para amplificar el fuerte sentido de comunidad que rápidamente se generó a través del foro "Q&A", cada semana yo publiqué un video "chat screenside", siguiendo el modelo de los "firesides chats" de Franklin D. Roosevelt, lo cuales cubrían temas que iban desde cuestiones logísticas y aclaraciones técnicas, hasta charlas de superación para animar a quienes se estaban esforzando.

Mientras tanto, en el campus, los estudiantes de Stanford trabajaron exactamente a través de los mismos materiales que los estudiantes en línea (con excepción de los exámenes de opción múltiple), pero sí obtuvieron algo más por su dinero: problemas escritos calificados a mano, que tenían más profundidad que los ejercicios automatizados, un importante proyecto de programación, los exámenes tradicionales y actividades de clase que iban desde la solución interactiva de problemas hasta presentaciones por parte de los arquitectos de datos en Facebook y Twitter. No hay duda de que los estudiantes de Stanford estaban satisfechos: he enseñado el curso las veces suficientes para saber que el aumento en las calificaciones de mi enseñanza fue estadísticamente significativa.

Un efecto interesante y sorprendentemente grande de tener 60.000 estudiantes, es la necesidad de la perfección absoluta: ningún defecto pequeño o ambigüedad pasa desapercibida. Y cuando hay un error grande, especialmente en, por ejemplo, una pregunta de examen ... bien, me estremezco al recordarlo. La corrección de pequeños (y grandes) errores y ambigüedades en los videos, pruebas, ejercicios y otros materiales, fue una tarea continua, pero, sin duda, instructiva.

Lo que me más me mantuvo comprometida a lo largo del curso fue la actitud de los estudiantes públicos, percibida principalmente a través de correos electrónicos y mensajes en el foro Q&A. Ellos fueron abierta, genuina y profundamente agradecidos. Muchos dijeron que el curso fue un regalo y que no podían creer lo que lo tuvieran en sus manos. A medida que el curso llegaba a su fin, algunos estudiantes admitieron que habían llorado. Uno publicó un poema muy sentido. Una estudiante particularmente notable llamada Amy, se convirtió en una absoluta héroe popular: Durante la duración del curso, Amy contestó casi 900 preguntas publicadas. Independientemente de si las preguntas eran tontas o ingenuas, compleja o profunda, sus respuestas fueron muy pacientes, correcta, de justo la longitud adecuada, incluyendo ejemplos si era necesario, y fueron elaboradas en perfecto inglés. Amy nunca reveló nada acerca de sí misma (aunque ella accedió a visitarme después que terminó el curso), a pesar de cientos de agradecimientos cariñosos públicos de sus compañeros de clase, y una propuesta de matrimonio!

Pero ¿quiénes eran esos miles y miles de estudiantes? Me encontré con una encuesta que reveló algunas estadísticas interesantes. Por ejemplo, aunque las edades y ocupaciones abarcaron toda la gama, el mayor grupo de alumnos eran profesionales de software que deseaban mejorar sus destrezas laborales. Muchos estudiantes comentaron que habían estado programando con bases de datos durante años sin saber realmente lo que estaban haciendo. Los varones superaban a las mujeres cuatro a uno, que es en realidad un poco mejor que la relación que se encuentra en los programa de Ciencias de la Computación en las principales universidades estadounidenses. Los estudiantes provenían de 130 países, los EE.UU. tuvieron el número más alto por un amplio margen, seguido por India y Rusia. (China, lamentablemente bloqueó algunos de los contenidos, sin embargo unos pocos estudiantes emprendedores se ayudaron mutuamente con soluciones alternativas) En db-class.org usted puede encontrar todos los resultados de la encuesta a través de la página de preguntas frecuentes, así como algunas estadísticas de la participación y el desempeño.

¿Hubo aspectos negativos de la experiencia? Naturalmente, había unos pocos que se quejaron. Por ejemplo, en mis "screenside chats" a menudo me referí a los "castores impacientes" que estaban trabajando muy por delante de lo programado, y el "Procastinadores" que fueron apenas cumplir los plazos. La mayoría de los estudiantes disfrutaron auto-identificándose en las categorías (algunos castores ansiosos- planeaban incluso hacer camisetas), pero unos pocos procastinadores se opusieron al término,señalando que estaban presionados por el curso entre un trabajo de tiempo completo o dos e importantes obligaciones familiares. Varios estudiantes se sintieron decepcionados por la "declaración de cumplimiento" no refrendada por Stanford que recibieron al final, pese a las muchas advertencias desde el principio, al parecer, algunos estudiantes todavía estaban esperando una certificación oficial. No puedo evitar preguntarme si algunos de esos estudiantes eran los mismos que hicieron trampa, me parecía tener un buen número de cuentas secundarias creadas expresamente para lograr una puntuación perfecta. Dejé claro desde el principio que yo estaba asumiendo los estudiantes estaban en él para aprender, y las trampas no fue algo que planeé prevenir, incluso no incluso no pensé en ello. Por supuesto, a largo plazo se deberán abordar los temas relacionados con la certificación y las trampas en la educación en línea.

Entonces, ¿qué sucederá después? Stanford está lanzando muchos más curso del mismo estilo, y yo ofreceré el mío otra vez el próximo otoño. El MIT se ha subido al tren; otras universidades no estan muy lejos de hacerlo. Empresas independientes, como la pionera Khan Academy, y la recientemente anunciada, Udacity , seguramente jugarán en la escena. No hay duda de que estamos en un punto de inflexión importante en la educación superior, tanto en el campus como en la distribución al mundo a través de internet. Estoy encantada de haber sido parte de la misma tempranamente.

Mientras tanto, aquí están unos números más: Unos pocos meses después del lanzamiento inicial, ahora tenemos más de 100.000 cuentas, y hemos acumulado millones de vídeos vistos. Incluso con el curso en un estado de auto-servicio latente, cada día hay un par de miles de vista de vídeo y alrededor de 100 trabajos presentados para su calificación automatizada.Todo para aprender acerca de las bases de datos! Wow. Compruébelo usted mismo en db-class.org ."


Referencia: http://wp.sigmod.org/?p=165
Google Analytics Alternative